Thursday, January 28, 2010


INTRODUCCIÓN

Robert”, me comentó John Watson, uno de los asesores más influyentes del Senador John McCain en materia de asuntos latinoamericanos, “hasta tanto este país no vea una opción inmediata de poder, clara y realmente distinta a la de Hugo Chávez en Venezuela, Estados Unidos no tomaría parte del lado de la oposición venezolana, gane quien gane las elecciones presidenciales norteamericanas (de 2008).”

John Watson, además de ser un experto en la materia, había hecho carrera en la CIA y ahora venía de formar parte del Departamento de Estado de Estados Unidos de América. Era un furibundo republicano y un pertinaz detractor del entonces presidente, George W. Bush, a quien catalogaba de imbécil al servicio de su padre y del “Clan Bush”. Fue Mr. Watson, durante las muchísimas horas de conversación que pasamos juntos a principios del año 2008, quien me habló por primera vez de los importantes negocios comerciales, en el campo energético, entre la Halliburton (multinacional controlada por el “Clan Bush”) y Hugo Chávez. Comencé a corroborar que en eso que mientan comunidad internacional, se sabe – perfectamente y mejor que nosotros los venezolanos – cómo es que se bate el cobre dentro de Venezuela. Una vez más me conecté con aquel pensamiento de José Martí: “En política, lo real es lo que no se ve.”

Claro está, no solamente tendríamos que demostrar una inmediata y verdadera opción de cambio en Venezuela. Si queríamos obtener algún apoyo de los norteamericanos, tendríamos que esperar a que el Presidente George W. Bush saliera del poder en Estados Unidos, porque los negocios con Chávez representaban muchísimos más beneficios para ese clan que el peligro real de una desestabilización, a paso de vencedores, a lo largo y ancho de todo el sub-continente americano, algo que – evidentemente – no era de la preocupación e interés del entonces presidente de la nación más poderosa del planeta Tierra.

Cuando en el recinto de las Naciones Unidas Hugo Chávez llamó “Satanás” a George W. Bush y dijo haber olido a azufre en el mismo pódium donde momentos antes había hablado su socio, estaba montando uno de sus más exitosos shows. El mundo entero se lo creyó al pie de la letra. ¡Todos caímos por inocentes… y por ignorantes!




Puro show. Uno de los grandes maestros del engaño, el Sátrapa, nos hace ver que es enemigo acérrimo del entonces presidente Bush, cuando - en realidad - eran socios comerciales. Recordemos las advertencias de Bolívar en el Congreso de Angostura: "por el engaño nos han dominado más que por la fuerza..."

Cuando el 31 de mayo de 2005, George W. Bush recibió en la Oficina Oval de la Casa Blanca a María Corina Machado, para darle – a través de ella – el apoyo a su ONG, “Súmate”, nos estaban guaraleando, metiéndonos gato por liebre… o, en su defecto, el presidente de Estados Unidos le estaba dando un apoyo (político, moral y material) a un individuo a quién él sabía perfectamente bien que poco podría afectar la estabilidad de uno de los grandes socios con que contaba la empresa Halliburton: Hugo Rafael Chávez Frías.

Luego de darle muchas vueltas en mi cabeza al dato que me había dado Mr. Watson con respecto a la sociedad comercial entre los Bush y Hugo Chávez a través de la Halliburton y de evaluar los pros y los contras, decidí jugármelas todas escribiendo y publicando el siguiente artículo en mi publicación, “La Revista Venezuela”, en las páginas 14 y 15 del Tomo 4, que salió a la calle en marzo de 2008. A continuación el mencionado escrito que selló la suerte, para mal, de mi entonces exitoso medio de comunicación, el cual pueden leer también, en su publicación virtual, si visitan las siguientes páginas:

http://www.mrr.name/86.pdf
http://www.mrr.name/87.pdf

“CAPITANES Y REYES”

Aquella novela escrita por Taylor Caldwell, basada en la vida de los Kennedy, aunque ubicada una generación anterior, pareciera cobrar vida hoy en día, sobre todo en Venezuela, donde una cosa es lo que piensa el borracho… y otra, muy distinta, lo que piensa el bodeguero.

EN DIOS CONFIAMOS

Nuestra historia, perfectamente, podría comenzar en la ciudad de Dallas, Texas… en el año de 1919, cuando Erle Pigmous Halliburton fundó la empresa de servicios que a partir de 1960 se comenzó a conocer, simplemente, como la “Halliburton”: la Halliburton Energy Services, considerada una de las multinacionales más importante e influyente del globo terráqueo, con grandes operaciones en más de 120 países y headquarters en Houston y Dubai. Un conglomerado, que por su complejidad, jamás pudo haber sido imaginado por Taylor Caldwell, escritora de una novela que hizo historia en los años setenta, “Capitanes y Reyes”, sobre la acumulación inagotable de poder político y económico.

Las familias reales nacen, los capitanes del poder, se hacen. Al final, las primeras se subordinan a los segundos y la tierra gira sin percatarse de su existencia, hasta que emerja el próximo escándalo, como ha sucedido por estos días en la Venezuela de Hugo Chávez, muy extremadamente ligada a todos los personajes como George Bush Sr., Dick Cheney, David J. O’Reilly, Condoleeza Rice, David J Lesar y George Bush Jr.

En los frenéticos viajes de Alfredo García Deffendini y Cristal Montañez por el mundo, alertando a tirios y troyanos sobre la tiranía de Hugo Chávez, posiblemente llegaron a hablar con algunos de los personajes que llevaban ya tiempo disfrutando del contubernio mercantil con el dictador que ellos pretendían denunciar. Al final, uno nunca sabe para quién trabaja y, sobre todo, por quién vota.

En febrero de 2003, el Presidente Chávez, en cadena nacional, le dijo a Venezuela que existía una plataforma marina dueña del mayor yacimiento de gas natural del mundo: la Plataforma Deltana.

Eran pocos los venezolanos que conocían de tales riquezas. El 14 de febrero de 2003, el Presidente Chávez, también en cadena nacional de radio y televisión, les entregó a las empresas multinacionales los contratos para la explotación de esa plataforma, entre las que se encontraba la Chevron-Texaco.

Las irregularidades eran varias. Para comenzar, estas empresas no cumplieron con lo pautado por la Ley de Licitaciones. Fueron escogidas a dedo por el Presidente Chávez sin pasar por el Congreso de la República. Ya por ahí se violó la ley. Además, según los entendidos, entre los que se encuentra el experto petrolero Horacio Medina, Venezuela fue birlada de unos 100 o 150 millones de dólares que el Ejecutivo les perdonó a las empresas explotadoras, entre ellas: la Chevron-Texaco.

De todos es conocido que el capital, además de ser tremendamente cobarde, no tiene ideología. Es una norma aceptada universalmente por todos aquellos que apoyamos el capitalismo y la economía de mercado. No podemos, entonces, castigar a quienes manejan el capital que hace grandes negocios con las más infaustas e ignominiosas tiranías del planeta, como la de Castro en Cuba o la de Castro, en Venezuela. No hay… o no debería haber, absolutamente algo reprochable. Claro, cuando nuestra patria tiene como enemigo al tirano socio de esas multinacionales, se crea una tendencia a condenar a los socios, lo que pudiera ser una práctica injusta.

Cuando Fidel Castro fue invitado por Carlos Andrés Pérez a su coronación en febrero de 1989, fueron muchos los venezolanos y venezolanas, de la alta sociedad civil y política, que disfrutaron con la visita de quien llevaba décadas masacrando seres humanos en Cuba, separando familias y acabando con su tierra. Pero como ese monstruo todavía no había tocado los recientes intereses venezolanos, nadie pensó que hubiera algo inadecuado en tratarlo como una prima donna. Ya nos habíamos olvidado de cómo Castro mató venezolanos en las décadas sesenta-setenta durante las guerrillas castro-estalinistas dirigidas y financiadas desde Cuba.

Hoy, los responsables del capital que hace negocio con la tiranía castro-estalinista de la Venezuela actual, pudieran ser acusados de mercaderes porque esa tiranía - que se beneficia de esos negocios - nos afecta directamente. Pero la salsa que es buena para el pavo, tiene que ser buena para la pava. Si hace 19 años estábamos felices y contentos con la visita de Castro a Venezuela y nadie veía en ella algo inadecuado, mal podríamos ahora castigar a aquellos que se nutren de la corrupción de quienes depredan nuestra patria, porque a ellos Chávez no les ha hecho daño alguno… y está el sagrado compromiso de velar por ese capital que ellos representan.

Ellos, sin embargo, son blancos y se entienden. Nosotros, los simples mortales, solamente podemos ver los toros desde la barrera y pensar de acuerdo a nuestras neuronas. Es por eso que no entendemos cómo pueda Chávez ser socio de empresas íntimamente ligadas a la familia Bush, para luego insultar a diestra y siniestra a aquellos que de alguna forma son íconos visibles (activos o en la reserva) de esas empresas. Veamos.

La firma que más apoyo le ha brindado al régimen de Chávez es la Chevron-Texaco, amparada por la Halliburton (*). Para entender a la Chevron, tenemos que comenzar por conocer a la Halliburton, empresa de la cual Dick Cheney fue presidente hasta que le pasó el cargo a David Lesar, cuando llegó como vice-presidente a la Casa Blanca, ya que ambas están íntimamente relacionadas.

A pesar de que Cheney jamás había sido un hombre de empresas, su paso por Halliburton le produjo varias decenas de millones de dólares declarados. Cheney es ampliamente conocido como un hombre de confianza de la familia Bush, tanto del padre, como del hijo.

Tal vez estemos siendo muy duros e inflexibles cuando pensamos que Cheney jamás se alejó mucho de la Halliburton. Tal vez no empleó a un testaferro para deshacerse de sus acciones en esa empresa, tal y como lo ordena la ley norteamericana si se quiere llegar a la vice-presidencia de este país.

La Halliburton asimiló a la Dresser Industries, empresa donde surgió Bush padre. No es un secreto, sin embargo, que la Halliburton ha tenido presencia importante cercana al gobierno de EEUU, en los años de ambos Bush. Por ejemplo, en la Guerra del Golfo, mientras Cheney era Secretario de Defensa, fue beneficiada con $8.5 millones para llevar a cabo un estudio militar. En 1991, obtuvo contratos para aplacar fuegos en más de 320 pozos petroleros en Kuwait.

En 1990, la Halliburton se declaró culpable de haberle vendido varios generadores de neutrón, nada menos que a Libia, por lo que tuvo que cancelar una multa de unos cuantos millones de dólares. En agosto de 2005 reventó un escándalo cuando la Halliburton fue acusada de venderle importantes componentes para un reactor nuclear a una empresa iraní.

En septiembre de 2006, salió la siguiente nota en uno de los portales más serios venezolanos, Venezuela Analítica. De ahí transcribimos: “Otro tópico es la materia petrolera y gasífera. Recientemente se supo de nuevos contratos para Halliburton mediante la mixta Petrozuata. Hay que decirle al venezolano que cree en el discurso antiimperialista de Chávez, que Halliburton es propiedad de los Bush en los EEUU, sus asesores son precisamente Dick Cheney y Condoleezza Rice. Chevron obtuvo el manejo de la Plataforma Deltana sin licitación y gran porcentaje de la producción del petróleo venezolano ha sido puesto en propiedad de las transnacionales con la creación de las empresas mixtas. El gobierno venezolano mantiene aún deudas con distintos sectores de la sociedad venezolana, mientras en Wall Street, adoran a Chávez porque paga la deuda externa dólar a dólar y sin ningún tipo de atrasos.”

Ellos son blancos y se entienden. No hace mucho, Chávez estaba tratando de sacarle cría a la Condoleezza con el negro Aristóbulo, mientras esta señora era una pieza clave de una de las empresas que más aplaude todo lo que dice Chávez en materia energética: la Chevron-Texaco, donde su presidente, David J. O’Really, siempre está al tanto de apoyar cualquier delirio que emane de la voluntad del tiranuelo tropical venezolano.

La conchupancia entre Chávez y las empresas que el mundo relaciona con la familia Bush es tal, que hasta algunos importantes chavistas se han dado a la tarea de criticarla. Ese fue el caso del Ing. Esmil Quijada, quien en una carta que le envió al Presidente de PDVSA (Rafael Ramírez), le preguntó si él creía que compartiendo la tienda con esas empresas íbamos rumbo al socialismo.

No hay nada de malo en que la Chevron-Texaco, la Halliburton o cualquier persona natural o jurídica deseen hacer unos pesos a costa de nuestro máximo líder, Hugo Chávez. Tal vez lo condenable y despreciable sea que nos traten de vender una enemistad inexistente y tanto del lado de allá como del de acá, nos pongan a creer lo que no es. No en balde Martí nos aseguraba que en política, lo real es lo que no se ve y Bolívar insistía en que por el engaño nos habían dominado más que por la fuerza.

¡Seguiremos confiando en Dios!
X

* Ver la información de las operaciones de la Halliburton en Venezuela

XXXXXXXXEL MANIFIESTO
XXXXXXDE LA NUEVA LUCHA


XXXXX(“MANIFIESTO DE LA LIBERACIÓN”)

I. EL ÚNICO OBJETIVO

El único objetivo de esta nueva lucha es erradicar de suelo patrio a los regímenes que nos han mancillado la libertad y los más elementales derechos consagrados a la humanidad.

II. EL CAMINO HACIA ESE ÚNICO OBJETIVO

Unir a nuestra sociedad civil en torno a una nueva lucha: la resistencia no-violenta cuyo fin será la sublevación cívica, activa, generalizada y sostenida; la cual, a su vez, busca provocar la insurrección (implosión) militar necesaria para deponer al enemigo apátrida del poder.

III. AL FINALIZAR LA LUCHA

Al finalizar la lucha para defenestrar a los regímenes deslegitimados y traidores, se instalaría en nuestros países un gobierno cívico-militar que pondría orden en la sociedad, haría justicia y sentaría las bases para la redacción de una nueva constitución con la participación de todos las fuerzas vivas democráticas existentes.

IV. CARACTERÍSTICAS DEL ENEMIGO

Debemos comenzar por conocer y entender al enemigo como un ente apátrida y traidor que no conoce fronteras, que desconoce la piedad y que empleará todos los medios disponibles para justificar su único fin: mantenerse firme y eternamente en el poder, en pro de su beneficio personal y el de unos pocos.

Para el enemigo es mantenerse en el poder o morir. No hay otra. Estamos hablando de una muerte física, ya no política. Hugo Chávez, por ejemplo, está consciente de que el día en que él pierda el poder, perderá la vida física porque no podrá mantener la seguridad que hoy le ofrece su régimen. Para el enemigo es seguir “comiendo gallina”, so pena de “morir arponeado”.

Ante tal contrincante no hay tregua. No hay posibilidades de entendimiento... de diálogo ni de esperanzas de eliminarlo por medio de la vía electoral. A un enemigo así hay que sacarlo con fuego: el fuego de la sublevación cívica, activa, generalizada y sostenida que desemboque, irremediablemente, en una insurrección militar.

V. CON QUÉ CUENTA EL TIRANO

El tirano tiene dos grandes recursos: dinero y armamento militar, precisamente con lo que no cuenta la sociedad civil. Para nosotros, el enemigo es invencible en el campo militar, en el campo de la violencia. La violencia le es de su absoluto monopolio, su mayor aliado, de ahí la necesidad de luchar en un plano diferente, donde él no cuente con recurso alguno.

El enemigo, además, tiene el apoyo incondicional de la llamada “comunidad internacional”, porque allá afuera se es alérgico a los cambios radicales que pudieran poner en peligro a sus propios intereses. Por ejemplo, una desestabilización sostenida del régimen actual en Venezuela, desestabilizaría el mercado energético a nivel mundial, lo que traería un instantáneo dolor de cabeza en los ámbitos políticos y económicos en los países industrializados del llamado “Primer Mundo”.

Para eliminar ese apoyo incondicional del cual hoy son acreedores estos regímenes, debemos afectar – sostenidamente – los intereses internacionales y para eso, la mejor manera es “embasurando” al país oprimido mediante una paralización total, absoluta y sostenida... a través de la sublevación cívica no violenta. Un verdadero, efectivo y sostenido PARO GENERAL.

Una vez que la “comunidad internacional” entienda que el desbarajuste se mantendrá indefinidamente en el país convulsionado mientras las existentes autoridades estén frente al poder y que la sociedad civil de ese país no tiene la más mínima intención de amainar la resistencia, otro gallo le comenzará a cantar al régimen y esa “comunidad internacional” cambiará inmediatamente de bando, colocándose del lado de la inminentemente nueva opción de poder, es decir: del lado del pueblo sublevado.

VI. CON QUÉ NO CUENTA EL TIRANO

El enemigo no cuenta con el apoyo incondicional de la inmensa mayoría del pueblo, así parezca lo contrario en regímenes en los cuales se ha implantado el terror como un método de “seguridad ciudadana” y existe una doble moral, donde cada quien lleva puesta una careta. Una vez que ese pueblo mayoritario explote de manera generalizada y sostenida, no habrá forma de controlarlo. Los tiranos lo saben y le temen a las sublevaciones.

Precisamente, la carencia del enemigo es nuestra mayor herramienta. Nosotros contamos con ese pueblo mayoritario: ¡nuestro gran ejército! Es a ese pueblo a quien debemos comprometer en la lucha de resistencia no-violenta.

Si bien el enemigo cuenta, por ahora, con el apoyo internacional, ese apoyo es efímero y se disolverá de inmediato al entender - la “comunidad internacional” - que el pueblo está decidido a cambiar de autoridades y a defenestrar a la tiranía.

Será la “comunidad internacional”, entonces, un valioso aliado que hará su parte para presionar al tirano a que abandone el poder para buscar con ello la estabilidad regional y, en casos como Venezuela: la estabilidad energética mundial.

Pero no nos engañemos. El régimen puede perder absolutamente todo el apoyo del pueblo, que si éste no se subleva es como si ese apoyo no lo hubiera perdido. La historia está llena de ejemplos de países subyugados por odiosas tiranías y las mismas se mantuvieron por décadas en el poder a través del terror, porque sus pueblos jamás fueron inducidos a la sublevación y equivocaron sus métodos de lucha... hasta un día.

VII. CUÁL ES NUESTRO RETO INMEDIATO

Nuestro reto inmediato debe de ser cohesionar a la sociedad civil en un ente compacto y dispuesto a seguir las instrucciones dentro de una estrategia YA PROBADA de lucha, que obedece a la modalidad de la resistencia no-violenta.

Debemos comprometer a ese pueblo opositor a que se una a la resistencia de una manera activa, participativa y decidida.

El primer paso es el de educar a la sociedad civil a sublevarse de manera activa, generalizada y sostenida, donde se logre el ÚNICO OBJETIVO de derrocar la tiranía con el menor trauma posible. Cada gota de sangre de nuestros hermanos es parte del tesoro nacional. Debemos preservar cada gota de nuestra sangre para la reconstrucción del país.

No es fácil educar a todo pueblo, sin embargo, nuestras instrucciones son sencillas, como veremos más adelante. El enemigo puede enterarse de esta estrategia sin mayores peligros para la sociedad civil, ya que las tiranías no cuentan con los recursos para combatirla. Además, los regímenes totalitarios, a estas alturas, conocen muy bien qué les viene encima cuando un pueblo se une en torno a la resistencia no-violenta.

Los regímenes harán todo lo posible – e imposible – para evitar que un movimiento de resistencia no-violenta tome fuerza, pero cuando vean que el intento es fallido y la sociedad está decidida a organizarse en un solo bloque, comenzarán a “pedir cacao”... a intentar diálogos de “entendimiento”. Al final empezarán a derrumbarse y a perder afectos dentro de sus cuadros internos, tanto políticos como militares. Esa es la experiencia histórica que los tiranos todos conocen y toman muy en cuenta. Hemos oído, por ejemplo, por la boca del propio Hugo Chávez, el daño que las estrategias de resistencia no-violenta les han causado a grandes tiranos de la historia contemporánea y así lo ha relatado en cadena, asombrosamente y a modo de queja, el tirano venezolano.

VIII. TOMEMOS LA OFENSIVA

Hasta ahora los regímenes totalitarios han sido exitosos en tomar y mantener la ofensiva. Por ejemplo, Chávez planifica todas las semanas la agenda de la oposición venezolana en su espacio mediático (radio y televisión) “Aló Presidente”, al anunciar una “bomba” cada domingo. Eso genera una reacción DEFENSIVA de la oposición y así la entretiene durante siete días, hasta el próximo programa... o nuevo escándalo.

Es necesario que los medios de comunicación reseñen las noticias que genera el “oficialismo” de manera casual, pero que nuestros comunicadores no se hagan eco de ellas. Al contrario, pongamos al régimen a comentar las nuestras.

IX. RETÉMOSLE E IGNORÉMOSLE

La verdadera resistencia es un constante retar al régimen. No debe pasar un día en el cual no lo retemos.

La sociedad civil puede organizar eventos - a modo de “tareas” – que reten al régimen. Estos eventos deben de ser ingenuos y absolutamente legales. Por ejemplo, se puede organizar una jornada de varias horas donde todo el pueblo opositor salga al frente de sus respectivas viviendas y, sin obstaculizar el tránsito, rezar el rosario. Todo un pueblo unido rezando el rosario... MOSTRANDO SU RECHAZO AL RÉGIMEN.

Otra “tarea” para retar al régimen podría ser ponerse todos de acuerdo e ir a visitar a un connotado preso político. En ninguno de estos casos habrá necesidad de solicitar permiso para manifestar. No se trata de una marcha organizada.

Claro está que ese reto establecerá un dinamismo que se irá evaluando sobre la marcha, porque no sabemos cuál será la exacta reacción del régimen ni podemos calcular su nivel o intensidad en el campo de la represión.

Al mismo tiempo en que retamos al régimen, lo ignoramos. Debemos pretender que no existe. De hecho: ¡no existe! En Venezuela se levanta el edificio donde una vez funcionó el Congreso Nacional, pero quienes se reúnen hoy en su inmueble, que ahora mientan “asamblea” (como en Cuba), no tienen legitimidad. No los podemos re-legitimar tomándolos en cuenta para nada. Son fantasmas. Uno no se sienta a hablar con fantasmas a menos que se trate de una sesión espiritista. Tomar en cuenta al régimen y a sus acólitos es hacerles el juego y caer en el campo donde ellos se sienten a sus anchas.

No debemos pedirles absolutamente nada a las entidades del régimen. No hay que introducir nada ante la Fiscalía General ni acudir al Tribunal Supremo de Justicia para nada. Esos organismos, al igual que el Congreso, son cascos vacíos usurpados por fantasmas temporales. Por supuesto que no acudiremos a municipio alguno para solicitar permiso para marchar por el territorio nacional.

Sentarse en la mesa de negociaciones con los fantasmas... pretender que modifiquen sus dictámenes, votar en elecciones en contra de ellos (aunque en ocasiones nos dejen “ganar”, como el gato deja que el ratón “se escape” antes de matarlo y comérselo), es perder el tiempo, legitimarlos y retrasar nuestra lucha de resistencia, porque la distorsionamos. En la resistencia se resiste, no se dialoga ni se participa... ¡tampoco se vota! Retamos e ignoramos al régimen día-a-día.

En una lucha de resistencia no acudimos a las citaciones que nos hacen los fiscales ni los tribunales fantasmas. Tampoco pedimos la libertad de nuestros presos. No hablamos con fantasmas.

Esto, como es lógico, supone un gran sacrificio, pero ¿qué lucha no es sacrificada? Es eso, o perderlo todo, incluyendo nuestra dignidad como pueblo. De todas maneras, si no resistimos adecuadamente, terminaremos perdiéndolo todo: ¡la Patria incluida!

X. EL DÍA D

Toda esta lucha de resistencia no-violenta tiene como finalidad llevar al país nacional al “Día D”. El día en que la sociedad civil se sublevará de manera activa, generalizada y sostenida en contra de aquellos regímenes tiránicos. Se habrán acabado las tareas ingenuas y habrá llegado el momento de la verdad.

SUBLEVACIÓN ACTIVAPorque cada quien participará activamente en la sublevación.

SUBLEVACIÓN GENERALIZADAPorque tenemos que sublevarnos a lo largo y ancho del país. En cada urbanización o barrio. En cada ciudad, en cada pueblo: ¡EN CADA CALLE! Esa sublevación generalizada debe de ser al unísono, es decir: todos a la vez y en todas partes.

SUBLEVACIÓN SOSTENIDAPorque tenemos que mantener la sublevación hasta lograr el único objetivo: sacar del poder al tirano y a sus acólitos.

Hay muchas maneras de sublevaciones cívicas. Las hay violentas y no violentas. Por ejemplo, la sublevación que Hugo Chávez convocó, sin éxito, apenas salió de prisión en marzo de 1994, desde el programa de televisión de José Vicente Rangel, fue una sublevación violenta, al estilo del “Mayo Francés” (de 1968).
Ver el siguiente video:

http://www.mrr.name/VIDEO10.htm

La sublevación que nuestro movimiento de resistencia sugiere es no-violenta, al estilo de Serbia, de Filipinas y de muchas otras no-violentas que han dado resultados positivos e incruentos.

Las sublevaciones de Francia, Serbia y Filipinas cumplieron con sus respectivos objetivos, sin embargo, nosotros preferimos la estrategia de la no-violencia por ser la más factible de realizar, la más efectiva, la menos traumática… y la más segura.

La histórica sublevación violenta del “Mayo Francés” fue contra el gobierno democrático del General Charles De Gaulle.

Las no-violentas mencionadas arriba, fueron en contra de dos sanguinarios y genocidas tiranos: Ferdinand Marcos (en Filipinas) y Slodoban Milosevic (en Serbia).

La sublevación en sí es una vía. Es la última “batalla” antes de lograr los objetivos planteados. En el caso de sacar del poder a un tirano, la sublevación cívica debe culminar con la IMPLOSIÓN (o insurrección) militar. Para entonces ya las condiciones estarán lo suficientemente “maduras” como para evitar escenarios de mayores violencias entre militares.

Dentro de esa sublevación no-violenta está la modalidad de “La Guarimba”, la cual hemos venido promoviendo en Venezuela durante muchos años y, en cierto modo, se aplicó entre los días 27 de febrero y 5 de marzo de 2004 con un éxito total, a pesar de no haberse llevado a cabo debidamente porque muchos no observaron las tres reglas doradas (e inviolables) de “La Guarimba”.

“La Guarimba” en Venezuela pudo haber depuesto al régimen en una semana, de no haber sido por la traición de un sector de los líderes “opositores” que pactaron con Hugo Chávez cuando la verdadera oposición popular iba ganando. Uno no se sienta a dialogar cuando tiene a la vista la victoria. La rendición del enemigo debe ser INCONDICIONAL.

XI. NUESTRO MAYOR RETO

El mayor reto de toda sociedad civil que pretenda lograr su libertad a través de la sublevación cívica, activa, generalizada y sostenida es de carácter comunicacional. Es imperativo enseñarle a todo un pueblo la manera más expedita, correcta y SEGURA de sublevarse sin exacerbar la violencia.

Ojo: No hay que confundir pacifismo con no-violencia. El pacifismo es una forma de vida. La no-violencia es una estrategia de lucha. El 99.99% del pueblo sublevado debe evitar la violencia por razones tácticas más que por convicción moral. La violencia funciona a favor del régimen. Transmitir por TV escenas de muertos en las calles podría desmantelar la sublevación cívica tan pronto como ésta arranca. Es por eso tremendamente importante NO DESPLAZARSE más allá del frente de nuestras viviendas (de nuestras “guarimbas”). De hecho, no es necesario estar en las calles durante “La Guarimba”. Solo necesitamos asegurarnos que nuestras barricadas, frente a nuestras viviendas, estén trancando la vía. Sólo saldremos de nuestras casas para repotenciar aquellas barricadas que ameriten ser repotenciadas.

Decíamos que nuestro mayor reto es, sin duda alguna, de carácter comunicacional. El pueblo debe saber cuál es la manera exacta de aplicar “La Guarimba” dentro de una sublevación cívica, activa, generalizada y sostenida.

Habremos logrado vencer la barrera de esa dificultad comunicacional mediante la creación de “CELULAS DE RESISTENCIA”.

En biología, la célula es la unidad esencial que forma a todo ser vivo. Es además la estructura anatómica y funcional fundamental de la materia viva, capaz de vivir independientemente como entidad unicelular, o bien, formar parte de una organización mayor, como un organismo pluricelular. Nada hace el régimen con desmantelar UNA célula de resistencia, porque ella forma parte de un todo organismo pluricelular que está representado por millones de ciudadanos quienes no se conocen entre sí. Cada “célula de resistencia” consta de cinco “núcleos” o individuos. Cada individuo solamente conoce y se comunica con otros cinco. En otras palabras: es MATERIALMENTE IMPOSIBLE desmantelar un sistema u organismo pluricelular.

Estas células de resistencia servirán para divulgar la manera correcta y segura de sublevarnos, además: conformarán la más perfecta red de comunicación del sistema pluricelular de resistencia. A través de las células de resistencia nos iremos comunicando como hacen los africanos en la selva con sus tambores. En cuestión de horas podremos comunicar una información a millones de ciudadanos… y si se nos caen los medios de comunicación, como la telefonía o la red de la Internet, podremos comunicarnos boca-a boca, cara-a-cara, porque un individuo, dentro de esa compleja red pluricelular, solamente tiene la responsabilidad de contactar a los miembros de la célula de resistencia que él o ella creó, es decir: A CINCO PERSONAS, no más.

Cada uno de nosotros debe convertirse en “PRECURSOR DE LA LIBERTAD” creando nuestra propia célula de resistencia, es decir, invitando a nuestra casa a CINCO personas. No serán SEIS o más… ni serán CUATRO o menos: SERÁN CINCO PERSONAS NADA MÁS. Necesitamos mantener cada célula lo más manejable posible y si consta de muchos “núcleos” (individuos), se nos hará más difícil contactar a cada uno de ellos en el momento crítico. Recuerden: CINCO PERSONAS NADA MÁS.

Una vez en la reunión, leeremos este manifiesto. Cada invitado se alternará en la lectura de cada párrafo, así se mantendrán atentos y nos aseguraremos de que cada quien haya entendido su contenido.

Leyendo este manifiesto aprenderán la manera más adecuada y segura de implementar “La Guarimba”, es decir:

* Trancando los metros cuadrados de
calle que están FRENTE a nuestras viviendas…

* No desplazándonos más allá del frente
de nuestras viviendas…

* No confrontando con el enemigo…

Así de sencillo Y DE SEGURO es el asunto para el 99.9% de la población sublevada. Habrá “otros” que harán “otras cosas” pero “esas cosas” no las sabrá el régimen hasta que llegue el momento, razón por la cual es IMPERATIVO que el 99.9% de la población NO SE DESPLACE, pues podría ser muy perjudicial para aquel que decida hacerlo.

Sin embargo, habrá que explicar un poco más porque la mayoría de los seres humanos gusta de ponerse barreras. Siempre habrá aquel que pregunte: ¿y qué ganamos trancando las calles? Siempre habrá alguien que tiene un “plan” mejor. Jamás se han enfrentado a una tiranía castro-estalinista, pero pretenden tener la “solución” al trauma colectivo. Al final, son esos los primeros que no participan de una manera o de otra.

La sublevación cívica, activa, generalizada y sostenida ha sido ampliamente probada en otros países. Habrá quien diga: “sí… eso habrá sido en Serbia, pero aquí no somos serbios”. En fin. Siempre habrá quien guste de ponerse barreras. Dejemos que sea el enemigo quien nos ponga las barreras, no seamos nosotros mismos quienes nos auto-limitemos.

XII. SU FUNCIÓN CÍVICA Y ACTIVA

Es importante, pues, explicar – entre otras cosas – cuál es la función cívica y activa de “La Guarimba”, como una modalidad de sublevación.

La única función cívica y activa de “La Guarimba” es la de paralizar al país de una manera generalizada y sostenida, logrando un VERDADERO PARO GENERAL: ¡un verdadero paro general!

Eso solo es suficiente como para defenestrar al más obstinado tirano, sobre todo, porque al pasar los días se tiene que buscar una solución y al no haber otra que cambiar los factores de poder, lo único que quedaría sería la insurrección militar presionada internamente por millones de ciudadanos sublevados y externamente por la llamada “comunidad internacional”. Así ha funcionado siempre. El régimen perderá el apoyo interno, el de sus militares, acólitos y/o policías. Así las cosas, la única vía factible sería el abandono del poder.

Eso le sucedió a Milosevic… a Marcos, a Batista, a Aristide, a Fujimori, a Pérez Jiménez, a Ceaucescu en Rumania y a Erich Honecker en la Alemania Oriental, entre muchos otros tiranos que fueron depuestos tras una presión popular de mayor o menor grado de violencia.

“La Guarimba” es una de tantas maneras de provocar esa necesaria presión interna y externa para que los tiranos abandonen el poder. Es, además, la manera más segura y expedita, si la hacemos correctamente.

La mayor parte del pueblo solamente tiene que comprometerse a trancar el pedacito de calle que está frente a su casa, a no alejarse más allá del frente de su vivienda y a no confrontar con el enemigo. Quedarse dentro de su hogar (de su refugio o “guarimba”) es lo mejor… de ahí el nombre de esta estrategia ya que “guarimba” significa, en uno de los dialectos caribes: refugio. En esta estrategia de “LA GUARIMBA”, el elemento más importante es el refugio de los participantes, la “guarimba” de los participantes. Es entendible el por qué no debemos desplazarnos más allá del frente de nuestras “guarimbas”, de nuestros “refugios”. Al menor indicio de peligro, nos retiramos “estratégicamente” a la seguridad de nuestras “guarimbas”, de nuestros “refugios”: de nuestras viviendas.

XIII. LOS “PEONES CIRCUNSTANCIALES”

Todo régimen sobrevive con la necesaria ayuda de los “peones circunstanciales”. Estos son aquellos que conforman, por motivos circunstanciales, las fuerzas armadas y los organismos policíacos de represión o prevención. Estos “peones” (soldados y policías) cambian de bando con las circunstancias. Al cambiar el gobierno, cambian de bando.

Debemos captar a los “peones circunstanciales” del régimen para que nos ayuden a modificarle, para bien, el destino al país. Además, los “peones circunstanciales” podrían salvar cientos de vidas de nuestros aliados al momento de una sublevación.
Es muy fácil hablar con “ellos”… con los “peones circunstanciales”. Muchos de los “núcleos” de las células de resistencia conocen a un “peón”… o son familia de uno de ellos. Hay que pedirles que llegado el momento, disparen por encima de nuestras cabezas, con todo lo que eso significa. A esos “peones” hay que irlos ablandando. Todos ellos tienen familia y muchos familiares de los “peones”, están del lado de la patria, no del régimen y formarán parte de nuestras células de resistencia.

XIV. LAS “CONDICIONES OBJETIVAS”

La situación momentánea de un determinado país es evaluada por las condiciones subjetivas y/u objetivas. Ambas condiciones son tremendamente cambiantes... dinámicas.

CONDICIONES SUBJETIVASSon aquellas condiciones que CREEMOS existentes en un determinado país en un momento específico en el tiempo. Las condiciones subjetivas NO SON precisamente las reales: son las que un grupo pudiera creer existentes. Por ejemplo, nuestros líderes de la resistencia pudieran pensar que están dadas las condiciones para convocar a la sublevación, cuando, en realidad, no es así... en cuyo caso, el llamado a la sublevación podría fracasar.

CONDICIONES OBJETIVAS - Son las reales. Las existentes. Cuando la marcha del 11 de abril de 2002 en Venezuela, estaban dadas las condiciones objetivas para una sublevación. Lo mismo sucedió en la tarde del 27 de febrero de 2004, cuando se prendió “La Guarimba”.

Oigan bien: es un requerimiento imprescindible que estén dadas las “condiciones objetivas” (las verdaderas) para llamar al pueblo a la sublevación o para que el pueblo se subleve de manera espontánea. Habrá que esperar el momento adecuado y mientras tanto, nos vamos preparando con “tareas”, retando al régimen e ignorándolo en todos los sentidos, pero – sobre todo – divulgando, a través de las células de resistencia el mensaje de sublevación y las instrucciones de cómo sublevarnos de una manera adecuada y segura. No se puede PROGRAMAR una sublevación. Aquel líder que convoque la sublevación a distancia, es decir, dentro de un mes o más… que “planifique” la sublevación, es – seguramente – un traidor cuya misión es la de EVITAR la sublevación y fomentar la depresión colectiva. Lo mismo podemos decir de aquellos líderes que llamen al DESPLAZAMIENTO de la población. LO ÚNICO que están buscando son unos muertos, para “matar” también la opción de la verdadera y efectiva sublevación.

XV. ¿Y DESPUÉS QUÉ?

Una pregunta muy válida es qué sucederá en el país después del derrocamiento de la tiranía. ¿Quién tomará el control del país?

Esa es una pregunta imposible de responder. Puede que se monte un “gorila” con intenciones muchísimo más malsanas que las que tenía el tirano depuesto, lo cual sería difícil... pero no imposible. ¿Qué haríamos entonces? Lo mismo que hicimos para sacar al tirano anterior, sólo que esta vez se nos hará infinitamente más fácil porque ya sabremos cómo sublevarnos y el poder de la sublevación en manos de la sociedad civil.

Sin embargo, no se nos ocurre un sistema más funesto, cruel, aberrante y satánico que el Castro-Estalinismo, así que nada podría ser peor.

XVI. ¿CÓMO COMENZAR UNA CÉLULA DE RESISTENCIA?

La etapa más sencilla – Y LA MÁS IMPORTANTE – de toda sublevación cívica es la creación de UNA “célula de resistencia”: de la primera. He aquí cómo se logra paso por- paso:

PRIMERODebemos imprimir SEIS copias del “Manifiesto de La Liberación”, este manifiesto que estamos leyendo en estos momentos, que también puede ser bajado y copiado en la siguiente dirección cibernética:

http://www.mrr.name/manifiesto.pdf

SEGUNDODebemos invitar a nuestra casa a CINCO amigos, familiares o compañeros de trabajo que estén del lado de la Patria. Sería perfecto que estos individuos no se conocieran entre sí y que no trabaran amistad de ahí en adelante. No presenten a los invitados, ni divulguen sus nombres entre ellos… en el caso de que no se conozcan, claro.

TERCEROEn la reunión cada participante debe turnarse para leer un párrafo de este manifiesto, cuya copia habrá recibido al comienzo de la reunión. Si hubiese acceso a la Internet, sería bueno revisar nuestro sitio en la red.

http://www.mrr.name/celula.htm

CUARTOCada participante debe COMPROMETERSE a crear una célula de resistencia de la misma manera.

QUINTODebemos velar porque nuestros CINCO “núcleos” hayan cumplido la misión de crear una nueva “célula” cada uno.

SEXTODebemos estar pendientes de revisar constantemente nuestro sitio en la web, donde estaremos impartiendo información importante. ¡EN MENOS DE UN MES HABREMOS CONTACTADO A CASI 10 MILLONES DE HERMANOS!

2 comments:

  1. Why do you screen my comments What are you afraid of? Have you told your friends that youre a runaway from venezuelan Justice because of your paramilitares connection?? Why dont you go to Venezuela and defend yourself in a court of law??

    ReplyDelete
  2. Robert. Prófugo de la Justicia Venezolana por prestar su propiedad para alojar paramilitares para eliminar autoridades. Siempre se esconde detrás del INTERNET-TWITTER para colocar adjetivos a personajes y hechos de Venezuela, al estilo de Chávez. Relata historias con medias verdades en forma de sátira, pocos creíbles. Realmente esconde sentimientos reprimidos ¿? Ya que no tiene definida su personalidad y preferencias. Porque no va a Venezuela y expone sus problemas y critica a los que de una forma u otra han actuado. Miedo, cobardía?? Presume que es amigo de funcionarios de la CIA y tiene un complejo de que el avión cubano abatido por explosivos fue obra de castro. Ahora comprendo porque castro es eterno, si los enemigos del dictador cubano tienen el perfil de Robert, puara bla bla bla desde Miami… Gordo, no te pena con tu familia, recuerda tu Chulería en Prados del Este. Espero que no esté cobrando por la basura que escribes. Que mentiras les dijisteis a los gringos para que te permitieran vivir en Miami con tu prontuario.
    Autor de esta crítica: anticomunista, anti corrupto y anti mentira.

    ReplyDelete